IMG_9436

Llegó a nuestras manos una moto que se encontraba en bastante mal estado, tenía las juntas de culata selladas con silicona, el sistema eléctrico prácticamente inexistente y todos los componentes se encontraban en estado crítico. El sueño que tenía su dueño era tener una auténtica Café Racer, y lo cumplimos.

foto-jean-pierre-ledos-0022

Nos encargamos de recopilar los materiales originales cuidadosamente, como el motor o el sistema eléctrico y tras esto comenzamos con la transformación: depósito, colin, faros, intermitentes, sistema de frenado, manillares, suspensiones, puño rápido, filtros, escape, piezas a medida y una pintura única que el cliente deseaba.

Con esta nueva imagen, todo el trabajo y  el empeño que lleva detrás, esta moto esta lista para “dar guerra” durante muchos años más.